Dos modos de trabajar en equipo (Parte 2/3)

DOS MODOS DE TRABAJAR EN EQUIPO: “DISTRIBUCIÓN POR ENCARGOS” Y “COORDINACIÓN POR ENFOQUE”

  • En general, podemos describir el modo más corriente de trabajar en equipo en nuestra cultura por un modelo que hemos denominado “distribución por encargos”. Entendemos que esta es una forma práctica y generalmente muy utilizada por cuanto es muy simple de explicarla y de realizarla. Responde al principio de división de actividades para que puedan ser abarcadas por un conjunto de personas y así facilitar el alcance de los objetivos propuestos.
  • Puede ser a través de alguien que distribuya las actividades entre los miembros del equipo o que el mismo equipo se las auto distribuya. Normalmente se listan las actividades propuestas y se nombra o se auto nombran “responsables o encargados” de cada actividad que, según convengan, serán informadas oportunamente al líder, jefe y/o al resto de los integrantes.
  • Es un modelo de corte más bien individual en el sentido que se carga la responsabilidad de la tarea o actividad a uno o varios integrantes del equipo, por lo general, sin mucha injerencia en la responsabilidad del resto de las actividades. Parte del supuesto explícito o implícito que realizando bien cada una de las actividades se alcanzará el objetivo de la mejor manera. Las actividades dependen del acierto y esfuerzo más bien individual de los responsables. Es de fácil puesta en práctica, aparentemente simple, pero que a nuestro juicio tiende a desperdiciar mucha energía, sobre todo por lo costoso de su coordinación ya que cada responsable prácticamente tiene en cuenta sólo su actividad lo que tiende a desentenderse del resto de sus compañeros y de las demás actividades. Además este enfoque normalmente está basado principalmente en la voluntad de sus participantes tomadas en forma individual lo que implica un mayor esfuerzo en cada actividad. Presenta también una especial dificultad en la comunicación de todos sus integrantes y en su relación por cuanto se da mucho énfasis en la buena realización de la actividad por sobre la relación de las personas. Las reuniones suelen tener especial dificultad para que sean efectivas por la normal tirantez que produce el que cada responsable considere como principal su actividad dificultando la consideración del conjunto por carecer de información y de proximidad con el resto de los responsables. El peso de esta forma de trabajar en equipo depende en gran medida de quién lo dirige que suele tener un gran desgaste para unificar las partes y, también, existe un mayor esfuerzo de aquellos que se destacan en sus actividades por sobre los demás que no lo hacen.
  • El modo que se propone desde la Pedagogía de la Realidad para trabajar en equipo es diferente. Lo denominamos “Coordinación por enfoque” y tiene los siguientes pilares:
    • Se basa en la realidad que todos los integrantes de un equipo tienen en esencia igual responsabilidad, sobre todo de cumplir con su fin y esencia que es ayudarse a estar bien dispuestos para alcanzar los objetivos que se proponen, sobre todo en una relación de donación entre ellos donde el bien común, que es el mejor bien de todos está por sobre los bienes particulares.
    • Por ello también se basa en otro principio fundamental y es que la energía y esfuerzos se deben concentrar lo mejor posible con la ayuda de todos y, por ende, todos deben estar al tanto de la información esencial de las actividades del equipo y dispuestos para ayudar cuando haga falta.
    • Como rige el principio de concentración de la energía y esfuerzos que ayuda a la relación entre las personas, es muy importante que para las diferentes actividades se elijan a aquellos que están mejor dispuestos según la información que se disponga.
    • La forma de realizarlo es eligiendo coordinadores que se concentran o enfocan en la información necesaria o más importante, para alcanzar los objetivos, y en el apoyo que se necesita del resto de los integrantes para realizar las actividades.  Estos coordinadores son elegidos por “perfil” o buena disposición por capacidades y disponibilidad para obtener la información que se necesita.
    • Una vez obtenida la información más adecuada posible, el equipo procede a dividir las actividades necesarias también a cargo de coordinadores que están atentos a desarrollarlas con la colaboración de los demás integrantes, según se crea necesario.
    • Por ende, todos los integrantes del equipo deben estar al tanto de la información esencial de las diferentes actividades para poder ayudar en la medida de sus posibilidades y según las prioridades que el equipo establezca.
    • Normalmente todas las decisiones de colaboración se toman en consenso entre todos los integrantes o aquellos que tengan la potestad acordada por consenso para reemplazarlos en caso de ausencia.
    • En este modelo es vital la función de coordinación general del equipo que es quien ayuda principalmente en el orden o  disposición de los integrantes para el buen funcionamiento de todos estos movimientos. El coordinador general podrá variar acorde a las actividades a realizar, teniendo en cuenta el perfil o disposición para la realización lo mejor posible de todos estos movimientos.
    • Este modelo presenta una dificultad especial ya que necesita de una adecuada preparación y desarrollo en la práctica pero ha demostrado, ya en su intento, mucha mejor contribución a los fines y esencia del trabajo en equipo.

 

COMPARACIÓN DE LOS DOS MODOS: VENTAJAS Y DESVENTAJAS

  • Ventajas de la coordinación por enfoques por sobre la distribución de encargos
    • Se centra principalmente en la calidad de la información y la relación de las personas; mientras que la otra forma se centra principalmente en la realización de la actividad por sobre la calidad de la información y de la relación de las personas.
    • Mayor posibilidad de concentrar la energía y esfuerzo, que normalmente se traduce en menores posibilidades de desavenencias y actividades que se superponen.
    • Mayor posibilidad de facilitar la buena relación entre las personas por tener mayor posibilidad de compartir la información esencial y de sentirse apoyado por los demás integrantes.
    • Mayor posibilidad de simplificar la dirección del equipo al favorecer el compromiso de sus integrantes y su mejor ordenamiento hacia la consecución de los objetivos.
    • Mayor posibilidad de aprovechar mejor las reuniones centrándose en lo importante de cada actividad y que todos los integrantes se sientan comprometidos con todas las actividades.

 

  • Desventajas de la coordinación por enfoque por sobre la distribución de encargos
    • Es más compleja explicarla y desarrollarla, especialmente porque estamos acostumbrados a realizar la distribución de encargos.
    • Dificultad especial de pasar del modelo de corte individual por encargos, donde se dividen las responsabilidades, al de coordinación donde la responsabilidad de todas las tareas es de todos. Necesita de un trabajo dedicado, especialmente en este sentido, por el Coordinador General.
    • Necesidad de tener un buen perfil para coordinar y para que todos los integrantes se sientan realmente apoyados por el resto, sobre todo a quienes les toque hacerlo en la Coordinación General.
    • Necesidad de tener un buen perfil para obtener buena información en los diferentes coordinadores de tareas.
    • Necesidad de un buen nivel de disciplina para tener las reuniones necesarias y procesar bien la información obtenida, como la metodología para que la información sea bien aprovechada por todos los integrantes.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.