El compromiso

Cuando me invitaron a escribir este artículo, pensaba en algo tan importante que dejábamos de lado, lo primero que nos llama para poner todo de nuestra voluntad; “el compromiso”. Nace de nosotros a partir de un llamado a cumplir nuestras expectativas, obligaciones, o quehaceres. Cuando hablamos de esto, decimos que es un compromiso personal, pero a su vez va de la mano con los demás, ya que todo los que nos rodea, nos hace partícipe del comprometerse.

Cuando decimos que nos comprometemos, lleva muchas cosas; como poner todo el esfuerzo y el amor en lo que vamos a hacer, brindando el servicio y la entrega, esto permite que la persona crezca en seguridad en sí misma al cumplirlo, también aprende nuevas herramientas para generar ese efecto positivo de confianza en las demás personas. Para conocer un poco más, el compromiso surge a partir de un conocimiento, no podemos desconocer las obligaciones a la que asumimos, ni hacer oídos sordos a lo que hemos escuchado. Es fácil decir “lo hare”, y con el tiempo nos dejamos de interesar ¿será por falta de interés, o falta de aceptación en la realidad  en que vivimos? o bien ¿nos sentimos seguro del llamado que va acorde a nuestros sueños, anhelos, aquello que si nos interesa? es tan compleja la decisión de tomar la responsabilidad de cumplir, que llegue a efectuar nuestras expectativas. Por eso, las personas dejan de confiar, y no asumen este desafío de cumplir los compromisos personales y sociales.

Con esto dejo unas preguntas para reflexionar, para que podamos crecer en compromiso a las realidades en que nos afrontamos, y así ser hombres y mujeres nuevos:

  1. COMPROMISO CON UNO MISMO

Es el primero y el más importante, saber quiénes somos y a donde vamos;

¿Estoy en compromiso conmigo, para llevar adelante mis expectativas, mis estudios, trabajos, saber cuál es mi lugar en este mundo?

  1. COMPROMISO CON LOS DEMÁS

Ser conscientes que convivimos en un mundo con muchos pensamientos diferentes, que nuestra tarea sea siempre la del servicio, para la construcción de un mundo mejor;

¿Me siento comprometido, de ser un granito de arena que aporta a la construcción de la civilización del amor?

¿Pongo todo de mí, aunque el cansancio, las críticas, me desanimen a cumplir este deber de contagiar el amor de Dios?

  1. COMPROMISO CON DIOS

¿Qué tanto es mi relación con él? ¿Cumplo de llevar su palabra y la construcción de su reino en la tierra?

Dios nos ha regalado este mundo, para que seamos felices. Depende de nosotros que esta felicidad siga estando, cumpliendo el deber de dejarlo en mejores condiciones de cómo lo hemos encontrado. ¿Te animas a vivir una vida en compromiso con estos tres deberes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.